"Desde el primer momento hemos puesto nuestros planes en las manos de Dios".

¡Comparte este Testimonio entre tus contactos de WhatsApp!

Hoy es la mañana siguiente al fin de semana de la Jornada Diocesana de la Juventud y desde ayer cuando salimos todos de la Catedral, después de asistir a la Misa Jubilar, solo intento hacer evaluación de todo lo que he vivido en este tiempo, porque para mí la JDJ no empezó el viernes 22 de abril.

Mi JDJ empezó en octubre, cuando tuvimos la primera reunión, en la que conocí a la gente maravillosa que formaría la Comisión de Actividades y Espiritualidad. Desde aquel martes de octubre hemos ido reuniéndonos cada 2 semanas en las que intentábamos avanzar en la organización de estas jornadas, pero también nos conocíamos todos mejor.

Durante todo este tiempo de organización hemos intentado que la JDJ fuera una experiencia de Fe para todos los jóvenes que asistieran, que aprovecharan al máximo este fin de semana y que volvieran a sus parroquias llenos de la energía necesaria para trasmitir la alegría del Evangelio.

Y sin darnos cuenta llegó el 22 de abril, esto ya había dejado de ser un montón de folios con todos los plannings posibles y se había convertido en una realidad que se abría ante nuestros ojos. La emoción que sentí al ver llegar a todos los jóvenes con sus maletas y sacos de dormir al colegio donde se iban a hospedar durante el fin de semana, creo que nunca se me olvidará.

En mi opinión ha sido un fin de semana muy intenso, en el que los jóvenes han podido hacer nuevas amistades oincluso conocer mejor a la gente de su propia parroquia, ya que muchas veces estamos tan inmersos en nuestra rutina que no nos preocupamos de conocer al que tenemos al lado. Y todo ello mientras desarrollaban diferentes actividades en las que cada una de ellas les aportaba una nueva experiencia para poder fortalecer su fe.

Y es que solo puedo estar agradecida: por todos los voluntarios, solo ellos saben todo lo que han trabajado este fin de semana; a todos los integrantes de la Comisión por dar lo mejor de ellos mismos en cada momento; a todos los responsables que acudieron acompañando a un grupo de jóvenes; atodos los jóvenes que asistieron por mostrar que la juventud está viva y a tope para darlo todo; al Coro Diocesano por acompañarnos y ayudarnos a rezar; al Seminario por acompañarnos y dejarnos sus instalaciones  y a todos los que han puesto su granito de arena para que esta Jornada Diocesana de la Juventud saliera tan bien como ha salido, porque sin todos vosotros tanta organización habría sido en balde.

Finalmente, puedo afirmar que si todo ha salido tan bien es porque desde el primer momento hemos puesto nuestros planes en las manos de Dios y Él nos ha dado la sabiduría y la fuerza para poder realizarlos.

María lozano Contreras - Coordinadora JDJ.

Parroquia de La Asunción, Molina de Segura.