NOTICIAS

Misión en Douala, día 9 - "El día del Señor"

¡Comparte esta noticia entre tus contactos de WhatsApp!

Alegría y entusiasmo. Estas fueron las principales emociones que transmitían los feligreses de la primera parroquia que fundó el padre Paulino.

Preparados para el recibimiento, los parroquianos esperaban a los misioneros en la parte exterior de la iglesia, para acompañarlos hasta el altar a ritmo de cantos y alabanzas al Señor.

IMG_8512.JPG

Una Eucaristía marcada por la felicidad que sentían los miembros de la parroquia con la presencia de Paulino. No faltaron los bailes y cantos en cada momento de la misa. Tambien, durante las ofrendas, le regalaron a Paulino una lona con diferentes imágenes impresas de cómo fueron los años de construcción de esta iglesia.

Así fue la mañana, en la que tras la santa misa, los jóvenes fueron invitados a un almuerzo, una costumbre que tienen cada domingo al finalizar la Eucaristía.

En la tarde, tras la comida y el descanso, llegó el momento más emotivo, junto con el de la Eucaristía, de este día. Una celebración penitencial dedicada especialmente a cada joven misionero.

De este modo, el atardecer se vio inundado por el amor y el perdón que Dios, a través de cada sacerdote, derramó sobre el grupo de españoles, renovando en ellos su compromiso como cristianos y fieles seguidores del Evangelio de Jesús.

Tras la cena y un tiempo de conversación con los familiares, pusieron rumbo a sus habitaciones para descansar y esperar un nuevo día cargado de más emociones.

 

Fotos del domingo 16 de julio: