NOTICIAS

Misión en Douala, día 5 - "Compartiendo"

¡Comparte esta noticia entre tus contactos de WhatsApp!

Este quinto día de misión en Camerún estuvo marcado por la convivencia y el compartir entre personas de diferentes religiones, sin importar la condición de cada uno o su fe.

El miércoles 12 de julio se inició con la visita diaria al hospital de leprosos, a la dibamba. Esta vez no solo llevaron el desayuno a los enfermos sino que también compartieron un tiempo de conversación con ellos, escuchando sus palabras y recibiendo constantes agradecimientos por la labor que están llevando a cabo con los allí internados.

Tras el tiempo en el hospital, tocaba regresar a casa para preparar la comida, pero un pequeño imprevisto hizo que se retrasase el viaje de vuelta; pues la furgoneta encargada no pudo llegar a la hora establecida, de tal modo que los jóvenes siguieron en la dibamba compartiendo más historias y cariño con los ingresados.

A la llegada a casa, el grupo encargado de cocinar se dirigió a elaborar el menú del día. Mientras tanto, otros siguieron colaborando en labores propias de la casa y de su mantenimiento.

Pasada la comida y el descanso, llegó el momento más especial del día. En la tarde del miércoles no sería el grupo misionero quien llevase los talleres y enseñara a los feligreses, sino que serían los propios habitantes del lugar quienes impartirían dos talleres, uno de pulseras y otro taller, que ya se inició el día anterior, con el que realizar taburetes a partir de neumáticos.

Además, en esta ocasión los jóvenes tuvieron la suerte de contar con algunos miembros de la comunidad musulmana de la zona, quienes se mostraron muy agradecidos con el grupo misionero por la labor que realizan y se unieron a los talleres, compartiendo así unas horas de comunión y convivencia entre diferentes creencias pero bajo un mismo Dios: el del amor y la caridad.

La jornada acabó con la Eucaristía en la capilla de la casa de acogida y con la cena. Pronto hicieron la oración de la noche y se fueron a descansar, pues las fuerzas no son las mismas que cuando llegaron el primer día y han de dosificarse ya que aún les quedan dos semanas de intensas actividades por delante.

 

Fotos de la quinta jornada de misión: