NOTICIAS

Misión en Douala, día 2 - "Cumpleaños feliz"

¡Comparte esta noticia entre tus contactos de WhatsApp!

Llegó el primer domingo de misión en Camerún. Un día cargado de muchas celebraciones, pero de una muy especial, el cumpleaños de Paulino, el misionero javeriano que coordina la misión que se está llevando a cabo.

La jornada comenzó con la Eucaristía, en la parroquia de Jesús Liberador. Tras la misa, tuvo lugar una charla-coloquio entre los jóvenes y los feligreses de la comundiad parroquial. Este espacio de preguntas y dialogos sirvió para acercar y unir más ambas realidades allí presentes, la de todos los miembros del grupo y la propia de los habitantes de la zona, que se mostraban muy curiosos e ilusionados con la presencia de los españoles.

Más tarde, tras desayunar en la casa de acogida, los jóvenes junto con sus sacerdotes comenzaron a dividirse las tareas que llevarán a cabo durante estas semanas y a organizar el funcionamiento de cada una de ellas. De este modo, el grupo se dividió en pequeños equipos para ir hablando y comentando cómo van a coordinarse a partir del siguiente día para ser lo más prácticos y efectivos en sus trabajos asignados.

Tras la comida y el descanso, un grupo de jóvenes se fue al mercado, para ver los productos típicos de la tierra y cómo funciona la compra y venta; mientras, otro pequeño equipo se dirigió al lugar donde están las personas con enfermedades de larga duración o más graves, ya que en este lugar actuarán cada día durante un tiempo de la mañana ayudando en las labores de atención sanitaria y cuidados básicos.

Ya entrada la tarde, llegaba la hora de prepararse y organizar la fiesta de cumpleaños para Pualino. Esta fiesta tiene una larga tradición allí en Douala, pues durante los 12 años que él estuvo allí de misión, cada vez que llegaba su cumpleaños, organizaba una fiesta grande en la que aprovechaba para recoger donativos económicos que luego servían para ayudar en las obras sociales de la parroquia en la que estaba implicado.

Así pues, la noche se llenó de alegría y fiesta en torno al padre Paulino, que fue el gran protagonista. Una celebración en la que no faltaron los bailes y cantos tradicionales de la tierra, pero en la que también se pudo ver el toque español que pusieron los jóvenes de la misión, animando a ritmo de la guitarra clásica y temas musicales de actualidad.

 

Fotos de la segunda jornada de misión: