NOTICIAS

Segunda edición del BAM: “Busco Algo Más”

La convivencia juvenil BAM  ha celebrado este mes de marzo su segunda edición, con actividades lúdicas, formativas y de oración durante todo un fin de semana. Una experiencia para jóvenes de entre 18 y 35 años que ha culminado con un encuentro y Eucaristía con Don Sebastián Chico, Obispo auxiliar electo de la Diócesis de Cartagena.

Busco algo más. Esas son las tres palabras que dan nombre al BAM, la convivencia que del 22 al 24 de marzo ha reunido a casi 25 participantes de entre 18 y 35 años en la Casa de Apostolado Jesucristo Redentor de Santiago de la Ribera, en San Javier (Murcia). Unos jóvenes que, como indica el nombre de la convivencia, buscan algo más en su paso a la vida adulta, y han acudido a encontrarlo junto a otros jóvenes en un fin de semana donde compartir sus inquietudes y reforzar su compromiso de fe.

Es la segunda edición del BAM, la experiencia organizada por la Delegación de Pastoral Juvenil de la Diócesis de Cartagena que, en esta ocasión, ha contado con jóvenes de hasta 13 parroquias procedentes de Murcia, Molina de Segura, Cehegín, Cartagena, Ceutí, San Javier, Puente Tocinos, La Ñora y Los Garres, que han podido aprender unos de otros y entrar en contacto con las distintas realidades que pueden encontrarse en la Diócesis.

El fin de semana comenzó la noche del viernes con la acogida de los jóvenes que iban llegando a la Casa para, a continuación y después de la cena, llevar a cabo una dinámica de presentación dirigida por Juan Carlos Ponce, Consiliario Diocesano de los Scouts Católicos de Murcia. Una primera toma de contacto para romper el hielo y que los participantes pudieran conocerse un poco mejor.

Realizadas las presentaciones, los jóvenes se dirigieron a la capilla para terminar el día en oración, con la celebración de un Vía Crucis, en consonancia con el tiempo de Cuaresma que enmarca la convivencia.

Imagen 1.png

La jornada del sábado dio comienzo también en la capilla, con la oración de la mañana; y continuó después del desayuno con una catequesis-dinámica organizada por la Escuela Diocesana de Animación y Educación en el Tiempo Libre “Javier Azagra”. En ella, mediante dinámicas y juegos en equipo, canciones y puestas en común, los participantes pudieron recopilar algunas enseñanzas que llevar en su mochila de viajeros, y consiguieron, al superar las pruebas, las llaves de la tienda de campaña que debían abrir, y que guardaba en su interior un mensaje del Evangelio dirigido a cada uno, además de un pequeño premio.

El BAM llegó a su ecuador por la tarde, con el testimonio de Mamen Aniorte, de la Parroquia de San Fulgencio de Cartagena, que ha transmitido su historia de fe por medio de algunas dinámicas; y la convivencia prosiguió en el paseo marítimo de Santiago de la Ribera, de camino a la casa Virgen del Mar de Lo Pagán, que sería la siguiente parada para los participantes del BAM.

En la casa Virgen del Mar, residencia de las religiosas más mayores de la Congregación de Hermanas Franciscanas de la Purísima Concepción, los jóvenes han podido conocer cómo es el día a día de las hermanas que trabajan en la residencia, y han visitado y acompañado a algunas de las hermanas que permanecen internas, con quienes han podido conversar. Como recuerdo, los jóvenes regalaron a las religiosas un mural con frases y fotografías de la visita, y tuvieron la oportunidad, además, de participar en la Eucaristía de la capilla de la residencia.

De regreso a la Casa de Apostolado, y una vez concluida la cena, los jóvenes disfrutaron de una velada, también preparada por la Escuela “Javier Azagra”, donde los participantes, divididos en dos equipos, se enfrentaron en varias pruebas en un juego en formato de pasapalabra.

Terminada la velada, el BAM continuó en la capillla con una oración preparada por el Secretariado Diocesano de Música que se ha centrado en la parábola del Hijo Pródigo, y en concreto en la figura del hijo mayor. Una breve vigilia que ha contenido, además, un espacio donde compartir impresiones en pequeños grupos y recoger lo meditado en la oración.

El domingo, último día de la convivencia, empezó con la oración de la mañana y, ya desayunados, los participantes recibieron la visita de Don Sebastián Chico, Obispo auxiliar electo de la Diócesis de Cartagena. Había llegado el momento de, en clave de oración más profunda, realizar un breve retiro.

Terminada la velada, el BAM continuó en la capillla con una oración preparada por el Secretariado Diocesano de Música que se ha centrado en la parábola del Hijo Pródigo, y en concreto en la figura del hijo mayor. Una breve vigilia que ha contenido, además, un espacio donde compartir impresiones en pequeños grupos y recoger lo meditado en la oración.

El domingo, último día de la convivencia, empezó con la oración de la mañana y, ya desayunados, los participantes recibieron la visita de Don Sebastián Chico, Obispo auxiliar electo de la Diócesis de Cartagena. Había llegado el momento de, en clave de oración más profunda, realizar un breve retiro.

En uno de los patios de la casa, acomodados en los escalones en forma de anfiteatro, los jóvenes pudieron escuchar las palabras del Obispo sobre el pasaje de la samaritana; una reflexión sobre los pozos a los que acudimos una y otra vez en nuestra vida y que no nos sacian; sobre el cántaro que todos llevamos, que son nuestros problemas y situaciones; y el cántaro que debemos ser: uno que se deje llenar por Dios. El Obispo ha invitado a los jóvenes a dedicarle un tiempo a hablar con Cristo, que les esperaba, como a la samaritana, junto a sus propios pozos; y les ha animado a ponerse en sus manos y a plantearse qué les hace realmente felices para que su vida, como Dios quiere para cada uno, alcance plenitud. 

Después de escuchar a Don Sebastián, los jóvenes han contado con una hora para, de forma individual, buscar un lugar tranquilo, que podía ser en el paseo marítimo o en la propia playa, y dedicar un tiempo a poner en oración las palabras escuchadas y salir al encuentro de Cristo.

Terminado el tiempo de retiro, el Obispo continuó el encuentro con los jóvenes para contarles cómo ha sido su experiencia y proceso personal en su reciente nombramiento como Obispo auxiliar de la Diócesis de Cartagena. Los participantes agradecieron su visita y atención con un obsequio, y pasaron luego a celebrar la Eucaristía de cierre del BAM, oficiada por Don Sebastián y acompañada por los cantos del Secretariado Diocesano de Música.

El BAM tocó a su fin después de la comida, con las conclusiones y revisión donde los participantes, en una puesta en común, han intercambiado sus impresiones y dado su valoración de la convivencia, que ha sido muy positiva.  

Una experiencia que, pensada para renovar el formato de las tradicionales convivencias de jóvenes, ha mantenido en esta segunda edición su variedad de dinámicas lúdicas, formativas y de oración; ha introducido nuevas actividades y temáticas y ha ofrecido un fin de semana de encuentro para jóvenes que en su vida, como en todo, buscan algo más.

GALERÍA DE IMÁGENES: