NOTICIAS

Despedida: termina la misión en Camerún

Nuestros jóvenes misioneros ya han terminado las tres semanas de misión que comenzaron el pasado 10 de julio, y que les ha llevado a Douala, Yaoundé, y también a Kribi, donde han pasado unos últimos días para descansar, poner en común experiencias y despedirse antes de su regreso a España, que tuvo lugar el lunes 30.

Después de convivir unos días en Yaoundé con los padres javerianos y trabajar con los niños que allí participaban en una escuela de verano, nuestros misioneros se han dirigido a Kribi, donde llegaron el jueves a mediodía.

Los jóvenes se han alojado en la casa de los misioneros espiritanos, en una zona de Kribi llamada ‘Las dos iglesias’ por haber en ella, a muy poca distancia, una iglesia católica y otra protestante. Allí, acompañados por Tchoupe, Chiara y Jean Claude, que han estado apoyando al grupo en el campo de trabajo, los misioneros han continuado con las habituales celebraciones de la Eucaristía, y han tenido, hasta la mañana del sábado, un pequeño descanso donde compartir su experiencia.

En la mañana del viernes, el grupo ha hecho una excursión en piragua para tener unos momentos de convivencia y ver las Cascadas de la Lobé; que tienen la particularidad de, por ser la desembocadura del río Lobé, caer directamente en el mar.

Por la tarde, han tenido un breve retiro en la playa, y han celebrado a continuación, en la iglesia de los misioneros espiritanos, una Eucaristía donde cada uno debía resumir la experiencia vivida durante el viaje a través de un gesto, por ejemplo el del lavatorio de pies, que fue el escogido por los sacerdotes. Así, han podido expresar lo aprendido y vivido estos días de misión, poniéndolo también delante del Señor.

El sábado ha comenzado con una visita a la playa de Kribi, y ha estado por lo demás dedicado a hacer las maletas y demás preparativos para el viaje de vuelta.

Finalmente, la misión ha terminado donde comenzó: en Douala, y más en concreto, en la parroquia de Ngodi Bakoko, donde estuvieron construyendo el parque infantil y desarrollando los talleres. Allí han celebrado la misa del domingo, a las 7:30 de la mañana, y han comido con los catequistas de la parroquia en la casa de los misioneros javerianos, donde han podido despedirse y hacerse unas últimas fotos con quienes han compartido estos días de misión. También en Ngodi Bakoko han tenido, ya por la tarde, una exposición del Santísimo donde, de nuevo, han ido compartiendo su experiencia.

Después de este rato de adoración, solo quedaba cerrar las maletas para dirigirse al aeropuerto: el vuelo a España salía de madrugada y, como estaba previsto, les ha traído de vuelta el lunes, para llegar a sus hogares esa misma tarde.

La misión en Camerún ha terminado, pero continúa en el día a día. Todavía quedan  vivencias por compartir, y los jóvenes de este grupo, convertido en una pequeña familia, tienen mucho que contar. Después de estos días, y de haber sido misioneros en Camerún, podrán ser, una vez en su entorno, misioneros también para otros jóvenes, y anuncio para ellos de la Buena Noticia con su vida.


Galería de imágenes: