NOTICIAS

Primer fin de semana en Douala: ‘Celebrando’

El fin de semana de nuestros misioneros ha estado marcado por la alegría de la celebración de la misa dominical, y por los momentos que han compartido con la comunidad de Douala. Un fin de semana intenso que ha sido el primero antes de empezar a trabajar en el orfanato, el centro de salud y los talleres que conforman la actividad central de la misión, y donde los jóvenes, entre las Eucaristías y momentos de descanso, han podido reponer fuerzas.

El sábado día 14 dio comienzo con una reunión con los padres javerianos y el grupo de jóvenes de Douala donde los misioneros han seguido concretando el plan de trabajo para dirigirse a continuación a la leprosería donde estuvieron colaborando el verano pasado. Allí, los jóvenes han visitado y llevado alegría a los enfermos, y han aprovechado para recorrer las instalaciones del centro y, por supuesto, reencontrarse con los conocidos de la misión anterior.

Esa misma tarde, a los misioneros les aguardaba una sorpresa: la fiesta de bienvenida que les habían preparado en la parroquia de Saint Jude. La comunidad ha recibido a los jóvenes con bailes y con el ritmo de las canciones y los yembés del grupo de música tradicional que allí les esperaba. En esta bienvenida, los misioneros han podido probar alimentos típicos de Douala; han hecho juegos con los más pequeños y, sobre todo, han podido compartir unos momentos con la comunidad, que les ha regalado, como recuerdo, unas camisetas típicas cameruneses.

Al irse a dormir, los misioneros no tenían más remedio que adelantar sus despertadores: al día siguiente volverían a Saint Jude para celebrar misa a las 6:30 con la comunidad; una misa que sería en francés, y que los misioneros se han preocupado de preparar con una Eucaristía celebrada el sábado en español con la liturgia del domingo.

En la misa, que han compartido de forma muy especial con los más pequeños, los misioneros han participado en el momento de las ofrendas para encomendar el proyecto que llevarán a cabo los siguientes días, y que consiste en construir unos cimientos para ampliar la parroquia, que está situada en una zona donde la humedad del suelo dificulta la construcción. Los jóvenes, además, se han presentado a la comunidad y han dado las gracias por la acogida.

Al término de la misa, han acudido a otra Eucaristía, esta vez en la iglesia de Ngodi Bakoko, la principal de la zona. Estaba destinada a los niños, con quienes los misioneros han podido organizar juegos con los globos que han  preparado para la ocasión.

El día ha terminado con una visita a la casa de las misioneras javerianas, que van a ayudarles en el desarrollo de los talleres del campo de trabajo; y con un encuentro con jóvenes de Douala para hablar sobre la situación de Europa e intercambiar impresiones, sin olvidar reservar algunos momentos para el descanso, y también para ver la final del Mundial de fútbol.

Un fin de semana dedicado a la celebración, a compartir con los miembros de la comunidad de Douala, y a coger fuerzas para los intensos días de trabajo que comenzarían el lunes siguiente.


Galería de imágenes: