"Dad a Dios lo que es de Dios"

¿Cómo poder explicar lo que sucedió en Una Luz En La Noche de este sábado? Es realmente complicado, pero voy a intentarlo.

La noche empezaba difícil, éramos pocos y muchos nuevos, las dudas y el miedo flotaba en el ambiente… pero esto duró poco, porque Cristo, vivo y resucitado, centro de la actividad, nos cogió con dulzura como hizo con Pedro: “¿Por qué has dudado?”, y nos llevó a caminar con Él sobre las aguas.

La tranquilidad y el abandono absoluto en Cristo, nos llevó a un clima de paz y confianza… volvíamos a sentir que la actividad es de Cristo y para Cristo, nosotros sólo debemos dejarnos hacer. Y así fue, porque nos dejamos llevar por el Espíritu.

Yo pensaba que me iba a tocar el ministerio de la calle, ya que tenía experiencia en otras ciudades. Pero Dios tenía algo preparado para mí: el servicio de la intercesión, por lo que pude rezar por una pareja de centinelas enviados al ministerio de la calle, unirme a ellos en sus miedos y angustias, para dejar que el Espíritu les llenara de paz y fortaleza. Además, gracias a este ministerio tuve el privilegio de ver los frutos de la actividad, y ver constantemente a los centinelas de acogida acompañando a jóvenes y más jóvenes con una cara de felicidad… era verdaderamente hermoso.

Pero no me adelanto, después de la sorpresa de la intercesión. Se abren las puertas y empiezan a entrar personas llamadas por Cristo, con sus miedos y heridas, buscándote a Ti; y Tú ahí, esperándoles, especialmente bello para ellos. Además había un ambiente especial de Gracia, tu Amor se derramaba a raudales. El Espíritu estaba juguetón, haciendo de las suyas.

Fue muy especial poder participar como pequeño siervo tuyo, y ver derramarse tu Amor a tal escala sobre todos. Como veis es complicado explicar lo que se vivió esa noche, pero tengo claro que esta actividad de la Pastoral Juvenil es de Dios y para Dios.

Doy Gracias a Dios por poder haber participado de su Gloria, porque el experimentar el abandono absoluto en Cristo y ver el Amor y la Gracia derramada durante toda la noche, cambia la vida, ya que disipa los miedos y dudas que uno puede tener.

Solo puedo terminar diciendo: “Gloria a Dios”.

 

José Francisco González (Disco)

Joven de la parroquia San Francisco Javier, de San Javier (Murcia), y miembro del equipo "Centinelas de la Mañana" de la Diócesis de Cartagena.