Jump to Navigation

Una Luz en la Noche

“El Señor llamó a los que Él quiso y los envió de dos en dos, al encuentro de los hermanos”

El sábado día 12 llevamos a cabo la actividad Una Luz en la Noche. Un momento de evangelización y sobre todo de invitación para un encuentro con el Señor. Esta actividad tiene su origen en Italia, en un sacerdote Andrea Brugnoli, que escuchando las palabras que Juan Pablo II dirigió a los jóvenes en la JMJ del 2000, invitándoles a ser Centinelas del Mañana, puso en marcha una serie de iniciativas, todas ellas enfocadas al anuncio del Evangelio a los jóvenes. Esta experiencia de Una Luz en la Noche, yo la conocí en Manresa, en un congreso sobre Nueva Evangelización, donde un grupo de jóvenes la llevaron a cabo paralelamente a nuestras reflexiones, por las calles de la ciudad.

“Puedo afirmar que Dios me llamó para que estuviera allí esa noche”

Mi nombre es Carolina, tengo 27 años, formo parte de la Vocalía de jóvenes del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Murcia y asistí al acto “Una luz en la noche” que se celebró en la Parroquia de las Claras el pasado sábado.

Sin duda puedo afirmar que Dios me llamó para que estuviera allí esa noche al igual que lo hizo para asistir a mi cursillo de Cristiandad.

“Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos”

Quizá, tiempo atrás, la manera de describir la aventura de estos 8 años que han pasado tras cumplir los 20 hubiese sido otra. Pero hoy, con total determinación, claridad y franqueza, doy por sentado un dicho tan conocido: y es que “tres cosas hay en la vida”, a saber, FE, ESPERANZA, Y CARIDAD. Mi experiencia como joven de veinte años era la de cualquier manojo de nervios capaz de dar la vida por todas aquellas cosas que le ilusionasen. El joven de 28 es algo similar, aunque habiendo vivido un giro de 180°: sigo siendo un manojo de nervios, capaz de entregar la vida por los hermanos, por la familia, por los amigos, por los proyectos, que Dios ha sembrado cerca de mi camino desde que me fue diagnosticada una enfermedad medular de la que hoy hablo como una experiencia inigualable y como un “redescubrimiento” del mundo y de Dios y de mí mismo.

"Me ha seducido, el Señor y me dejé seducir; me ha forzado y me ha vencido"

Soy Blanca María y quiero compartir con vosotros mi aventura vocacional. Tengo 19 años y hace un año encontré aquí mi lugar en el que he aprendido a mirar y a dejarme mirar por Jesús, soy testigo de cuanto Dios puede obrar en el corazón de las personas.

Desde los 13 años, por querer parecer algo mayor comencé a fumar; a los 15 años me encontraba al borde de un precipicio que me arrastraba cada vez más hacia la moda, la comodidad, el pasar de todo y de todos, me­tida en ese ruido que me tenía atrapada cie­ga y sorda a la realidad en la que vivía, pero gracias a la confianza que encontré en la hermana Paqui, que me ayudo a ser consciente y a llamar por su nombre a todas las locuras que los jóvenes de hoy en día podemos cometer.

Compartir en Tuenti
Suscríbete Distribuir contenido